Sobre zapatos y novatos

Una de las ventajas que tiene el correr como deporte es su simpleza. Realmente lo único que se necesita es un par de zapatos, ropa ligera (muy ligera si vives en una olla de presión como Villahermosa, Tab) y por supuesto las ganas. Y ya siendo aún más exagerados, con las ganas basta.

Yo realmente tengo poco más de 3 meses corriendo, pero creo que precisamente por esto puedo ayudar en algo a aquellos que quieran empezar.

Hoy día existen cientos de opciones en zapatos, shorts y playeras de donde escoger. Es más, hasta calcetas y calzones para runners existen. ¿Qué usar?

La primera recomendación, y posiblemente la más importante, es sin duda comprar al menos un buen par de zapatos. Un típico error en novatos es ir al armario, quitarle el polvo a esos viejos tenis desgastados y salir a correr. En el mejor de los casos  se ponen esos Nike super chidos que compraron en las últimas rebajas de Martí. Con mucha suerte realmente son zapatos para corredores, pero normalmente este no es el caso.

El problema más grave de utilizar los zapatos no adecuados, no es que no podamos correr tan rápido como nuestro amigo, es el gran riesgo a lesiones al que nos vemos expuestos. Además del gran daño que nos podemos causar, afectará sin duda alguna la motivación que tan difícil de encontrar es sobretodo al comienzo.

Se debe dedicar todo tiempo necesario para consentir nuestros pies y cuerpo a la hora de correr. Prueben diferentes modelos, marcas y hormas. Cada zapato es diferente y muchas veces nuestra talla puede variar entre diferentes modelos.

Si tienen suerte y en la tienda de deportes tienen el equipo y el personal para ayudarles (algo no muy común aquí en el sur de México) a decidir que tipo de zapato comprar,  no duden en usarlo. Compren el mejor zapato posible dentro de su presupuesto . Y recuerden que ahorrar un poco en zapatos puede salirnos caro si nos lesionamos.

Se recomienda comprar media talla más de la que usualmente usemos.  El espacio extra permite al pie expandirse y flexionarse más fácilmente con cada zancada. También comprar los zapatos en la tarde/noche, cuando nuestro pie sea lo más grande. Pónganse ambos zapatos den una carrerita en la tienda antes de tomar la decisión final.

Por favor, compra el zapato más cómodo y estable que te pruebes. Sí además son los que estéticamente te gustaron más, genial. Pero por favor no dejes que esto sea lo que te hace seleccionar uno sobre otros.

Anuncios